Seleccionar página

Hola:

Como organización dedicada a la salud, y como personas que vivimos y trabajamos alrededor del mundo, en Ipas estamos sintiendo el impacto del brote de coronavirus (COVID-19).

Durante estos momentos de incertidumbre, continuamos comprometidos con nuestra misión de expandir el acceso al aborto seguro y de anticoncepción, y acabar con los procedimientos de aborto inseguros. Estamos igualmente comprometidos con la salud y bienestar de nuestros colaboradores externos e internos.

Establecimos planes y protocolos de acción para priorizar la salud y continuar trabajando con la mínima interrupción:

  • Nuestro equipo en todo el mundo trabajará de manera remota.
  • Cancelamos la mayoría de las actividades de investigación, reuniones y eventos presenciales.

Durante una crisis global, se debe garantizar la protección de los derechos humanos de todas las personas. En contraste, los grupos de población más marginados, entre ellos las mujeres, niñas y adolescentes, a menudo resultan ser los más vulnerables al acentuar las desigualdades o agravar una situación de violencia de género.

La presión que será ejercida sobre las unidades de salud a medida que avance la contingencia, puede resultar en que la atención a la salud sexual y reproductiva se descuide; las cadenas de suministro pueden interrumpirse, reduciendo el acceso a métodos anticonceptivos y a la tecnología e insumos necesarios para los servicios de aborto seguro.  Estos factores en conjunto podrían orillar a las mujeres a recurrir a procedimientos inseguros.

El tiempo es primordial con relación a los servicios de aborto, ya que no pueden ser aplazados de manera significativa sin tener serias consecuencias para la mujer y su familia. Por ello, trabajaremos para procurar que la atención durante el embarazo, que incluye el acceso a servicios de aborto, continúe siendo un servicio de salud esencial durante la pandemia.

Esta crisis también podría presentar una oportunidad de innovación para nosotros en cuanto a la manera de realizar los servicios de aborto. A medida que procuramos proteger tanto a las usuarias como a los prestadores de servicios de salud de enfermedades contagiosas, exploraremos la manera de ampliar el acceso al aborto seguro con medicamentos, que permite a las mujeres realizar el procedimiento en su casa y dar seguimiento a distancia con un@ profesional de la salud.

Las clínicas/hospitales podrían integrar el aborto con medicamentos en sus programas remotos, y los programas basados en capacitar a los trabajadores de farmacias podrían minimizar la necesidad de visitar a las unidades de salud.

Durante esta crisis las mujeres continuarán necesitando servicios de salud sexual y reproductiva, incluidos los de anticoncepción y de interrupción del embarazo, y posiblemente los necesiten con mayor urgencia que antes. 

Abogar por el aborto seguro y legal en medio de la adversidad es algo que Ipas ha hecho durante casi 50 años. Planeamos continuar con nuestra misión e informar cualquier cambio.

Les deseamos salud y bienestar.

Ipas